El deporte moviliza a Barcelona

Publicado en: Servicios | 0

Empresas y entidades deportivas de Barcelona facturan anualmente más de 2.000 millones | Muchas de las compañías del sector han nacido durante los años de crisis | La formación vinculada a esta actividad mueve más de 30 millones al año

Según una encuesta sobre los hábitos deportivos de los barceloneses realizada por encargo del Ayuntamiento entre noviembre del 2013 y febrero del 2014, unos 665.000 ciudadanos mayores de 18 años practican alguna actividad física de forma regular. Súmense a ellos unos 120.000 escolares que hacen algún tipo de deporte y la conclusión es que la mitad de los barceloneses dedica una pequeña o gran parte de su tiempo a cultivar el cuerpo. A juzgar por los resultados del estudio elaborado por la empresa Gaps y presentado ayer en el Col·legi de Periodistes de Catalunya, ese impacto no es precisamente pequeño: el sector deportivo en Barcelona está formado por 1.892 empresas y 254 profesionales autónomos; 2.517 entidades (el 78% de las cuales son clubs o asociaciones); factura 2.075 millones de euros anuales (2.117 si se añade el presupuesto municipal de deportes) y da empleo a 27.600 personas.

Integral sport Pro
Cursa Mercé Barcelona

Los anteriores son sólo algunos datos que permiten una aproximación inicial y todavía incompleta al peso que la actividad deportiva en todas sus vertientes, incluida la comercial y la industrial, tiene en la economía barcelonesa. Es incompleta porque sólo tiene en cuenta las empresas y entidades que tienen su sede social en este municipio (por ejemplo, el RCD Espanyol no está incluido en el estudio) y porque tampoco considera el impacto directo o indirecto sobre la ciudad que tiene la organización de acontecimientos deportivos. En el futuro, tal y como apuntaron ayer la concejal de Deportes, Maite Fandos, y el director de Gaps, Oriol Molas, quizás habría que realizar este mismo estudio en un ámbito metropolitano, ya que son muchas las empresas dedicadas por ejemplo a la fabricación y comercialización de productos deportivos establecidas en el entorno de Barcelona pero fuera de los límites de su término municipal.

A los casi 30.000 profesionales empleados en actividades relacionadas de algún modo con el deporte, hay que sumar 35.000 voluntarios. Esta cifra es más que considerable en una ciudad en la que 185.000 de sus vecinos efectúan alguna labor de voluntariado.

Por lo que respecta a las entidades deportivas de Barcelona, gestionan unos 800 millones de euros anuales. Sólo 25 entrarían en la consideración de entidades grandes (un presupuesto de más de 3 millones de euros) y la inmensa mayoría (2.455) gestionan menos de 25.000 euros anuales. Dejando de lado gigantes como sobre todo el Futbol Club Barcelona, que, por su magnitud, distorsionan el retrato de los clubs y asociaciones de la ciudad, el perfil medio de una entidad deportiva de la capital catalana dibujaría una realidad con 80 socios, cinco trabajadores, diez voluntarios. Los responsables del estudio apuntan que el impacto económico del sector deportivo equivaldría al que tiene toda la producción editorial en Catalunya.

El estudio, que se ha nutrido en gran parte de un exhaustivo rastreo de las empresas en el registro mercantil, analiza también la relevancia de los centros formativos en el mundo del deporte barcelonés. Este sector mueve anualmente más de 33 millones de euros y ofrece un total de 70 títulos académicos relacionados con esta actividad. La gran mayoría son estudios técnicos y por lo tanto forman parte de la formación profesional, aunque las universidades de la ciudad ofrecen tres grados y cinco másters.

Curiosamente, además del fútbol, son los deportes de invierno los que proponen mayor oferta formativa (quince titulaciones en ambos casos), una circunstancia que considerar en una ciudad que oficialmente, y a juzgar por las más recientes declaraciones de su alcalde, Xavier Trias, no ha abandonado todavía el propósito -iniciativa de su antecesor en el cargo, el socialista Jordi Hereu- de optar a albergar conjuntamente con el Pirineo catalán unos Juegos Olímpicos de invierno algún día.

La presentación del estudio sobre el valor económico del sector en Barcelona sirvió para refrescar algunos de los resultados de una macroencuesta (más de 4.000 entrevistas) sobre los hábitos deportivos de sus ciudadanos mayores de 15 años. El sondeo, realizado entre el 25 de noviembre del 2013 y el 3 de febrero del 2014, señala que a dos de cada tres barceloneses (en torno a un millón de personas) les interesa mucho o bastante el deporte, que un 25,3% se muestra poco interesado y que sólo al 7,9% le importa poco o nada. El mayor porcentaje de aficionados al deporte se da en la franja de edad comprendida entre los 15 y los 19 años. El aficionado sigue la actualidad del deporte por televisión, aunque el 60% también lo hace a través de la prensa escrita y medio millón de personas asisten en directo a espectáculos o competiciones deportivas.

De esta encuesta se desprende que más de la mitad de los barceloneses practica alguna actividad física o deporte. Eso es, al menos, lo que asegura el 55,6 por ciento de los entrevistados en el estudio encargado por el Institut Barcelona Esports y efectuado por el Instituto Dym. Esta actividad es más habitual entre las personas que tienen un nivel socioeconómico alto y cuentan con estudios universitarios. El mayor porcentaje de deportistas se encuentra en los distritos de Gràcia (71,2%), Sarrià-Sant Gervasi y Eixample (en ambos casos en torno al 60% de la población).

Entre los barceloneses que dicen hacer algún tipo de ejercicio físico, la actividad más frecuente es salir a caminar (26,4%). A continuación viene la natación recreativa (16,6%), correr por la calle (16,2%), los ejercicios con aparatos cardiovasculares (8,4%), el fútbol (8,1%), el ciclismo (6,6%), la gimnasia de mantenimiento (5,8%), el aerobic y el fitness (5,1%).

Cada año, el espacio público barcelonés es escenario de entre 250 y 300 actos, sobre todo carreras populares (véase La Vanguardia del pasado domingo), aunque en el 2014 se batieron récords de gente en la calle moviendo el esqueleto. Según estimaciones del Ayuntamiento, el año pasado más de 350.000 personas participaron en la ciudad en actividades deportivas al aire libre. Por otra parte, según informaron ayer fuentes municipales, en la actualidad en Barcelona hay unos 4.800 espacios deportivos entre los de titularidad pública y privada y 67.500 deportistas federados.

 

A la caza de campeonatos internacionales

A menos que un vuelco en la composición del Ayuntamiento después de las elecciones municipales del 24 de mayo lleve al gobierno entrante a cambiar de estrategia, en los próximos años Barcelona seguirá optando a la organización de grandes acontecimientos deportivos con una doble intención: seguir proyectando la imagen internacional de la ciudad y atraer a miles de visitantes que, con su gasto, repercuten favorablemente en los ingresos de la capital catalana.

Olimpiadas de invierno Barcelona 2022
Olimpiadas de invierno Barcelona 2022

 Con el proyecto de los Juegos Olímpicos de invierno en el congelador – a pesar de que se mantiene como objetivo y sigue promocionándose, como sucedió estas Navidades en la pista de hielo de la plaza Catalunya–, Barcelona no renuncia a ser la sede de campeonatos del mundo y europeos de los deportes clásicos y a captar nuevos acontecimientos, como pasó hace unos meses con la final del Grand Prix de Patinaje Artístico.

En principio el 2015 no será tan pródigo en este tipo de actos como lo fueron el 2013 y el 2014. Sin embargo, ya está programada una docena de competiciones internacionales, además de los clásicos como el Trofeo Conde de Godó o como la final de la Copa del Rey de fútbol, que este año tendrá por escenario el Camp Nou.

Entre esos torneos figuran la Copa del Mundo de natación con aletas, la Final Six de waterpolo, el Torneo Internacional de beach rugby, la Copa del Mundo de padel surf, la Copa de Europa de fútbol de playa, el Campeonato Europeo de vela de la clase Nacra 17 o la final del Circuito Europeo de Handbikes.

 

Fuente: La Vanguardia